Sinopsis

Wilder es un joven que pasó dos años encerrado en el hospital psiquiátrico de Sucre (Bolivia) a causa de una esquizofrenia. Conforme comienza a recuperarse, Wilder recibe la oportunidad de vivir en una granja cercana al hospital junto a un grupo de otros pacientes jóvenes. Aprende a soldar en una escuela local y obtiene el apoyo del hospital para abrir su propio taller de metalurgia, con el compromiso de enseñar el oficio a otros pacientes. En una nave vacía, con algunas herramientas y una montaña de escombros, Wilder y sus amigos construyen el taller con mucha ilusión: para muchos de ellos, la construcción del taller significa la única esperanza de ser independientes y conseguir salir del hospital algún día. Mientras trabajan en el taller, todos experimentan momentos divertidos pero también diferentes dificultades: desde problemas con el temblor de sus manos, hasta el fracaso en el intento de vender sus productos debido al estigma social.


Debido al estrés, Wilder tiene una nueva crisis de esquizofrenia y es ingresado en el hospital. Cuando se recupera y regresa al taller, se encuentra con la nave vacía porque les han saqueado. Hundido, inicia un viaje a Santa Cruz para reencontrarse con su familia después de largo tiempo. Estos reciben a Wilder con cierto temor y desconocimiento por todo lo que vivieron en el pasado, pero poco a poco, lograrán recuperar la confianza perdida.